Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2016

Fuerza.

Curioso lo que ahora veo. Curioso el cambio. Curiosa yo. 
Qué vacío todo aquello, y qué llena ahora, precisamente por no tenerlo...
Aferrarse a lo que se tiene de verdad, a lo que se puede sentir, a lo que calma, a lo que eriza la piel, a lo que hace perder la razón merecidamente, a cualquier detalle aparentemente insignificante que alegra un día entero o crea una gran reflexión. Aferrarse a eso, y a un plan, a un objetivo, a una meta, al propósito de mi vida.
No importa lo que se tiene, sino la fuerza que se ha invertido para conseguirlo y continúa constante para mantenerlo.
Fuerza.

Mi naturalidad es otra

“No quiero decírtelo. Porque si te lo digo vas a salir corriendo. Igual que salen corriendo los cobardes, los que no asumen la verdad. La simple verdad. ¿Realmente estás preparado? Cualquiera de las verdades posibles te haría huir, buscar algo más sencillo, encontrarlo en cualquier sitio sin ningún tipo de esfuerzo, quizás sin un valor significativo. Tal vez tenga que callar y conformarme con el transcurso natural de las cosas. Un gran tópico. ¿Vivo de ese gran carpe diem? Difícilmente eso sea posible en un mundo en el que me lo planteo todo, dudo de ello y cada vez exijo más para mi vida. Ese transcurso natural de las cosas no es el que yo quiero, sino el que se me está imponiendo. Mi naturalidad es otra.” Ésta fue mi respuesta. Y tras ella sólo escuché un gran silencio y un suspiro ahogado. Y decidí que tenía que salir corriendo yo... posiblemente en busca de mi naturalidad. 

Mirando.

Por lo que un día mire... Por lo que hoy puedo ver.  Por lo que un día empecé... Por lo que hoy quiero continuar.

Te miro y te veo... No te miro y también te veo... 
Pero miro... una y otra vez... buscando una respuesta, buscando una manera de comprenderlo todo... Miro sin parar... Como si la vida me fuera en ello, como sin hacerlo dejara de existir...
Y las preguntas me recorren por el cuerpo... esa incertidumbre... esas ganas de enfadarme una y otra vez por lo que no entiendo, por lo que me duele...  Pero sólo miro... me callo... respiro... y vuelvo a empezar... pensando que esta vez quizás todo sea mejor... 

Mirando... de mil maneras...